Los chicos de Primer y Segundo año, organizamos una jornada que tuvo como objetivo un intercambio culinario entre estas dos culturas.

Los de primer año buscamos información en Internet para conocer como se prepara la ceremonia del té en Inglaterra y los de segundo año también hicimos una búsqueda sobre el origen de “la fondue de chocolate” y ambos grupos nos intercambiamos la información obtenida.

idiomaLos chicos y los profesores colaboramos con: scons, lemon pie, bizcochuelo (sponge cake), torta de manzana (apple cake), magdalenas(cup cakes), budin ingles (english pudding), manteca (butter) y mermelada de naranja (orange marmalade) para degustar con los scons.

Para la “fondue au chocolate”,( la fondue de chocolate) colaboramos con frutas (manzanas, bananas, frutillas, peras, naranjas, vainillas y obleas) que cortamos en trozos para pasar por el chocolate caliente  y degustarlo.

En Inglaterra el té se toma a las 5p.m., pero nosotros lo tomamos por la mañana. La variedad que consumimos es llamada “Earl Grey”. El nombre deriva del Conde ingles Charles Gray en el siglo XIX.

Este té es de sabor amargo y con notas cítricas.

Con respecto a la “fondue de chocolate”, que es una variante de los tantos tipos de fondue, debemos tener en cuenta que la primera fue la de queso (au fromage) nacida en los Alpes franceses y suizos. Los pastores, limitados por el clima extremadamente frío, no tenían la posibilidad de abastecerse fácilmente de alimentos. Se dedicaban esencialmente a la cría de vacas y cabras de las que extraían la leche y con esta elaboraban quesos. Los restos de los quesos eran fundidos (derretidos) en un “caquelon” (olla) que se mantenía caliente gracias a un mechero. En el “caquelon” sopaban trozos de pan con un pinche.

Las demás variantes de “fondue” existentes actualmente, nacieron después.

La de chocolate, que degustamos hoy, fue en los años 60.

Hoy una “fondue”, además de deleitarnos con exquisito sabor, sirve de excusa para pasar un grato momento entre amigos.

idioma2Esta jornada que compartimos hoy, fue de una gran riqueza para nosotros ya que pudimos descubrir otros sabores y hábitos culinarios.

Creemos que aprender una lengua extranjera no es solo aprender a hablarla o escribirla, sino conocer a través de la cocina, la música, las costumbres, una cultura diferente, que es realidad lo más importante.

PROFESORES COORDINADORES:
María Alejandra Boituzat   Prof de Lengua Extranjera Inglés
Silvina Acosta  Prof de Lengua Extranjera Francés